Desde 1974

Sobre Nosotros

Historia

Creyendo en la Palabra y en el Espíritu de Dios

Poco después que la iglesia romana excluyera al Bienaventurado San Lázaro el Pobre, el de las muletas y los perros de su calendario religioso, cuatro cubanos devotos de este milagroso Santo, entre ellos Joaquin Gonzalez de la famosa empresa TGI (Tire Group Internantional) y Chuchi Suarez director técnico del canal 23 (Univision) se dieron a la ardua tarea de prevenir que desapareciera de nuestras almas la hermosa imagen del Bienaventurado San Lázaro, siguiendo la tradición que data desde el año en que fue escrito el Evangélico, 30 años después de la muerte de Jesucristo. Ahora si podemos estar seguros que con la ayuda de todos sus devotos y con tu ayuda en especial seguiremos amando a San Lázaro con el mismo significado religioso que ha tenido hasta llegar a nuestros días.
Comenzamos en Diciembre del año 1974 en la ciudad de Hialeah, Florida, en una pequeña oficina alquilada, para seguir la misma tradición que se profesaba en el Santuario de San Lázaro en el pueblo de Rincón en La Habana, Cuba. Gracias a ti, y de lo cual puedes sentirte muy orgulloso, el Rincón de San Lázaro cuenta hoy con su edificio propio libre de hipotecas y libre de todos aquellos que trataron borrar nuestra devoción. Eres un privilegiado de Dios… El te ha escogido para darte una prueba suprema de amor infinito mediante San Lázaro, para que nunca te veas privado de su gloria. Fe y adelante y no descanses hasta ver levantada la casa de nuestro amado San Lázaro. Nuestro Sacerdote te invita a visitar nuestro Rincón de Hialeah, esta iglesia a petición de un numeroso grupo de devotos no desaparecerá y quedara aquí para siempre, aun después de, terminado el Rincón del S.W.

La Leyenda

San Lázaro

El Maestro Jesus presento una leccion adicional en la historia del hombre rico y el mendigo (Lucas XVI: 19-31). Es curioso notar que este pasaje no es una parabola. Es razonable creer que Jesus se refirio a un cierto hombre rico y a un mendigo llamado Lazaro, ya que en las parabolas narradas en los Evangelios nunca se menciona el nombre propio de los personajes, luego es una historia sensible y verdadera. Es curioso notar que el Evangelista Lucas, es el unico que narra esta historia dicha por Jesus. Lucas es medico de profesion y compañero frecuente del Apostol Pablo. Era de descendencia judia, pero el uso correcto del griego lo señala como precursor del Cristianismo, y un israelita de la dispersion. Posiblemente nacio en Antioquia. El mendigo doliente narrado en el pasaje del Evangelio es honrado con un nombre: Lazaro; el otro es simplemente llamado “un hombre rico”. De todas las narraciones y parabolas biblicas de Nuestro Señor, esta es la unica en la cual se da un nombre personal a uno de los protagonistas. El nombre “Lazaro” empleado en la hisotria era el mismo que el de un hombre de carne y huesos a quien Jesus amaba, u el cual, en una epoca posterior a la narracion de la historia fue restaurado a vida despues de estar cuatro dias en la tumba, (San Juan XI: 38-46).
El Maestro Jesus presento una leccion adicional en la historia del hombre rico y el mendigo (Lucas XVI: 19-31). Es curioso notar que este pasaje no es una parabola. Es razonable creer que Jesus se refirio a un cierto hombre rico y a un mendigo llamado Lazaro, ya que en las parabolas narradas en los Evangelios nunca se menciona el nombre propio de los personajes, luego es una historia sensible y verdadera. Es curioso notar que el Evangelista Lucas, es el unico que narra esta historia dicha por Jesus. Lucas es medico de profesion y compañero frecuente del Apostol Pablo. Era de descendencia judia, pero el uso correcto del griego lo señala como precursor del Cristianismo, y un israelita de la dispersion. Posiblemente nacio en Antioquia. El mendigo doliente narrado en el pasaje del Evangelio es honrado con un nombre: Lazaro; el otro es simplemente llamado “un hombre rico”. De todas las narraciones y parabolas biblicas de Nuestro Señor, esta es la unica en la cual se da un nombre personal a uno de los protagonistas. El nombre “Lazaro” empleado en la hisotria era el mismo que el de un hombre de carne y huesos a quien Jesus amaba, u el cual, en una epoca posterior a la narracion de la historia fue restaurado a vida despues de estar cuatro dias en la tumba, (San Juan XI: 38-46).